Eileen Forrester Agar fue una pintora y fotógrafa británica asociada al movimiento surrealista.

Cofundó el Grupo Surrealista Británico en 1939.

En su segunda escuela, Heathfield School, Ascot, la maestra de Agar Lucy Kemp-Welch la animó a continuar desarrollando su arte. En 1914, al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Agar fue enviada a Tudor Hall desde su casa en Londres para evitar las dificultades de la guerra. En Kent, el maestro de música Horace Kesteven comenzó a presentarla a varios artistas. A través de Kesteven, Agar conoció a Charles Sims, quien la expuso a algunos de los primeros trabajos de Paul Nash. Agar describe su tiempo con Sims como “Me encontré en un medio de arte donde el arte era una parte valiosa de la vida cotidiana”. Antes de que terminara la guerra, Agar asistió a las Demoiselles Ozanne para mejorar su francés y mientras estuvo allí tomó clases semanales de pintura al óleo en la Escuela de Arte Byam Shaw en Kensington. Agar consideró que el Byam Shaw era demasiado académico y le suplicó a su familia que le permitiera buscar en otro lado para continuar sus estudios. 

Luego, en 1924, estudió con Leon Underwood en su escuela en Brook Green. Asistió a la Slade School of Fine Art de Londres de 1925 a 1926. También estudió arte en París de 1928 a 1930.

En 1926, Agar conoció al escritor húngaro Joseph Bard y en 1928 vivieron en París, donde conoció a los surrealistas André Breton y Paul Éluard con quienes tuvo una relación amistosa. 

En 1930, Agar pintó su primera pieza surrealista “The Flying Pillar” basada en el manifiesto surrealista de Andre Breton. Agar describe su pieza en sus memorias como “su primer intento de un enfoque imaginativo de la pintura y, aunque el resultado fue surrealista, no se hizo con esa intención”. Agar continúa en su Diario diciendo que “El surrealismo estaba en el aire en Francia, más tarde en Inglaterra, estaban besando a esa bella durmiente preocupada por las pesadillas, y fue el beso de la vida que dieron “. El Pilar volador pasó a llamarse los Tres Símbolos y Agar lo describe como una referencia al arte griego y a Gustave Eiffel y su famosa torre, símbolo de la modernidad. La pintura representaba el mundo clásico fusionándose con lo moderno como una encrucijada en el tiempo. Ella describe las diversas imágenes en su pintura en su entrada del Diario de 1928 como Grecia como el lugar de encuentro de Judeo-Egipcio y Greco-Cristiano seguido de las palabras “el pilar Judaeo-Graeco” como si fuera una nota a tener en cuenta y para luego se desarrollará “. En 1931, Agar pintó el Movimiento en el espacio, que era su obra de abstracción cubista.

Agar expuso con los surrealistas en Inglaterra y en el extranjero. Durante la década de 1930, el trabajo de Agar se centró en objetos naturales, a menudo de una manera alegre, como Bum-Thumb Rock, un conjunto de fotografías de una formación rocosa inusual que notó en Bretaña. Comenzó a experimentar con técnicas automáticas y nuevos materiales, tomando fotografías y haciendo collages y objetos. El Ángel de la Anarquía, una cabeza de yeso cubierta de tela y otros medios, es un ejemplo de 1936–40 y ahora está en la colección Tate. Creó 2 versiones de El ángel de la anarquía después de que su primer Ángel de la anarquía se perdiera en su regreso de un espectáculo en Amsterdam. Hizo su segunda versión en 1940 con el mismo elenco de Joseph Bards y mantuvo el título original El ángel de la anarquía. El busto se dividió en dos partes. Uno con pelaje blanco y otro con pelaje negro con la mayoría de la cabeza cubierta de águila pescadora verde y plumas y dollies de avestruz que recibió de su madre, que solía usarlos como tocado.

En 1935, Nash introdujo a Agar al concepto del objeto encontrado. Juntos, colaboraron en una serie de obras, como Seashore Monster en Swanage. Nash recomendó su trabajo a Roland Penrose y Herbert Read, los organizadores de la Exposición Surrealista Internacional de 1936 en las Galerías New Burlington, en Londres y se convirtió en la única mujer británica en tener trabajo, tres pinturas y cinco objetos, incluidos en ese exposición.

En 1936 fue la única mujer en presentar obras de arte en la exposición internacional en Londres, Inglaterra.

En 1937, Agar pasó unas vacaciones en la casa de Picasso y Dora Maar en Mougins, Alpes Marítimos, junto con Paul Éluard, Nusch, Roland Penrose y Lee Miller, quienes la fotografiaron. En 1940, las obras de Agar habían aparecido en exposiciones surrealistas en Amsterdam, Nueva York, París y Tokio. “La guerra interrumpió su actividad artística, y ella solo comenzó a pintar nuevamente en 1946 y exhibió con bastante regularidad desde entonces hasta su muerte”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Agar comenzó una nueva fase productiva de su vida, celebrando casi 16 exposiciones individuales entre 1946 y 1985. En la década de 1960, ella estaba produciendo pinturas tachistas con elementos surrealistas. En 1988 publicó su autobiografía A Look At My Life. En 1990, fue elegida Asociada de la Real Academia.