Rosario Weiss Zorrilla fue una pintora española del siglo XIX, ahijada y discípula de Francisco de Goya. De sus dotes artísticas dan una idea por ejemplo los setenta y siete dibujos, conservados en la Hispanic Society. Quedó noticia de que Goya inició a Rosario en el dibujo cuando apenas tenía ella siete años, viviendo aún en Madrid, y que a los once, ya en Burdeos, la puso como alumna de un tal Vernet fabricante de papeles pintados.

Tras la muerte de Goya Rosario hacía copias en el Museo del Prado de obras de Murillo, Vicente López y otros autores. Agotadas sus posibilidades en el Prado, Rosario continuó su tarea en la Academia de San Fernando copiando obras bajo encargo de particulares. Continuó su carrera participando en las exposiciones organizadas por el Liceo Artístico y Literario.

Pero su mejor oportunidad de supervivencia se produjo cuándo en junio de 1840 fue aceptada académica de mérito de San Fernando y nominada maestra de dibujo de las infantas Isabel (futura Isabel ll) y Luisa Fernanda, recibiendo un sueldo de ocho mil reales.

Diversas instituciones guardan en sus fondos la obra que fue apareciendo y catalogándose como hecha por Rosario. Se conservan carpetas de dibujos y litografías en la Biblioteca Nacional de España, la biblioteca de la Real Academia Española y en la Hispanic Society de Nueva York. En la Real Academia hay dos pinturas una de ellas otro autorretrato y el Museo del Prado compró un dibujo en 2014. Una muestra de su trabajo pueden ser estos ejemplos guardados en el Museo del Romanticismo.