Marie- Suzanne Giroust fue una pintora, pastelista y miniaturista francesa.

Era la hija de un joyero del Rey. Quedó huérfana de pequeña y fue criada por varios parientes suyos. Su herencia le permitió estudiar arte, y fue alumna de Maurice Quentin de la Tour y de Joseph- Marie Vien. Fue sobre todo la enseñanza de Vien, la que más tarde influyeria en su trabajo.

Fue admirada por los tonos de piel y colores de sus retratos, y hasta su propio marido llegó a decir que ella era mejor pintora al pastel que él.