El padre de Lucrezia fue Messer Alfonso Quistelli de Mirandola. Fue alumna del prominente pintor florentino Alessandro Allori. Vasari indicó que sus retratos merecían “ser alabados por todos”.

La inclusión de Vasari de Quistelli se encuentra en su Vida de Properzia de ‘Rossi, junto con los nombres de varias otras prominentes mujeres artistas como Sophonisba Anguissola y Lavinia Fontana. 

También se menciona en el tratado de Girolamo Tiraboschi de 1785, Notizie de’ Pittori, Scultori, Incisori y Architetti. Tiraboschi lamenta el hecho de que ninguna otra noticia de su trabajo sobrevivió aparte de la breve mención de Vasari de ella. Con todo, uno de sus retablos sobrevivientes se puede encontrar en la iglesia de Santa María y San Pedro en Silvano Pietra, “El matrimonio místico de Santa Catalina”, un óleo sobre lienzo de 180×120 cm (1576).