Renacemento: Irene di Spilimbergo

Irene di Spilimbergo fue una pintora y poetisa renacentista italiana.

Nació en Spilimbergo (en la provincia de Pordenone), un pequeño pueblo la unos treinta kilómetros al noroeste de Udine. Irene era a segunda hija del Conde Adriano di Spilimbergo y de la aristócrata veneciana Giulia Da Ponte. De Irene di Spilimbergo tal vez hoy no sabríamos nada si en 1561, dos años después de su muerte, Dionigi Atanagi no publicara la Vita di Irene da Spilimbergo, un melancólico relato de la breve existencia de una joven de origen noble, culta y exquisita, muerta a los diecinueve años de una enfermedad imprevista y misteriosa. El libro contenía también una larga antología poética, escrita ad memoriam 279 poesías eran en italiano y 102 en latín. Algunos autores eran anónimos, otros en cambio eran personalidades notables.

Demostró desde muy joven grandes calidades artísticas.

Durante dos años fue alumna de Tiziano, que se ocupó de inculcar en Irene el sentido de la belleza que se deriva de la armonía de los colores y del equilibrio entre lo simple y lo verdadero. Pintó tanto retratos como temas religiosos e históricos, pero se conservan pocas obras de la artista y fue muy difícil identificarlas.

El conde Gaetano de Spilimbergo, que conocía el latín, el hebreo y el griego, se ocupó de la educación intelectual de sus hijas Irene y Emilia. Irene destacó pronto, asimilando de forma rápida las enseñanzas. En Spilimbergo aprendió los primeros rudimentos del dibujo de una mujer llamada Campaspe, de la cual no conocemos el nombre. Vivía en el castillo, desde lo cuál se divisaban unas magníficas vistas al Río Tagliamento y a los Alpes cárnicos. La reina de Polonia Bona Sforza, en reconocimiento en el Friuli, fue huésped de las Cuentas de Spilimbergo y donó dos cadenas de oro a la giovanissima Irene.

Como era costumbre en las familias de la nobleza veneciana, le fueron impartidas clases de música, literatura, danza y costura.Familiares de Giovan Paolo Da Ponte eran Pietro Bembo, Tiziano y Francesco Sansovino, que desde 1527 vivía en Venecia. Atraída por las conversaciones de los intelectuales que frecuentaban el palacio Da Te ponen, aprendía de todos ellos, pero sobre todo le interesaba el arte de Tiziano. Irene de Spilimbergo fue admitida en el taller del Maestro, que le aconsejó que tomara como referencia a Giovanni Bellini, por la dulzura de los rostros de sus Madonnas. La nueva alumna pintó tres cuadros, citados por el conde Fabio de Maniago: Noé entra en el Arca, Diluvio Universal y Fuga en Egipto, todos inspirados en el estilo de Sofonisba Anguissola.Irene de Spilimbergo también compuso poemas y #canción escritas en prosa, pero se pierde todo su repertorio literario. La figura de Irene de Spilimbergo encantó a los artistas pintores y poetas del siglo XIX.

Familiares de Giovan Paolo Da Ponte eran Pietro Bembo, Tiziano y Francesco Sansovino, que desde 1527 vivía en Venecia. Atraída por las conversaciones de los intelectuales que frecuentaban el palacio Da Te ponen, aprendía de todos ellos, pero sobre todo le interesaba el arte de Tiziano. Irene de Spilimbergo fue admitida en el taller del Maestro, que le aconsejó que tomara como referencia a Giovanni Bellini, por la dulzura de los rostros de sus Madonnas. La nueva alumna pintó tres cuadros, citados por el conde Fabio de Maniago: Noé entra en el Arca, Diluvio Universal y Fuga en Egipto, todos inspirados en el estilo de Sofonisba Anguissola.Irene de Spilimbergo también compuso poemas y #canción escritas en prosa, pero se pierde todo su repertorio literario. La figura de Irene de Spilimbergo encantó a los artistas pintores y poetas del siglo XIX.

About the author: