Joanna Mary Boyce también conocida por su nombre de casada Joanna Mary Wells, es una pintora británica conocida por sus retratos, escenas de género y paisajes. Tanto ella como su hermano George Price Boyce, también pintor especializado en acuarelas y paisajes, están asociados con los prerrafaelitas.

Nació en el seno de una familia relacionada con el arte, su padre, George Boyce, era marchante y su hermano Geroge Price, también fue pintor.

En un primer momento su inclinación por la pintura la llevó a ser autodidacta no pudiendo iniciar hasta los 18 años su formación artística formal, inicialmente en la escuela de Francis Stephen Cary y posteriormente en la de James Mathews Leigh. También fue alumna del pintor y profesor de pintura francés Thomas Couture.

Su primera obra, Elgiva, el dibujo de una cabeza de mujer, fue exhibida en la Royal Academy of Arts en 1855, y consiguió la alabanza del crítico de arte John Ruskin en su primer folleto de la academia, a pesar de no saber nada de la artista. Gracias a esta primera obra empezó a ser reconocida como una pintora de talento.

Más tarde, en 1855 en París y estudia con Couture. En 1857 inicia un viaje por Italia entre 1857 y 1858. Durante su estancia en Roma se casa con el también pintor Henry Tanworth Wells, a quién conoció en 1849, cuando ella estudiaba pintura con el maestro David Cox, en Betws-y-Coed, en el norte de Gales. Su matrimonio no supuso el abandono de su carrera de pintora, de hecho en Roma empezó un cuadro importante, The Boys’Crusade, y ejecutó varios bosquejos y estudios.

A finales de marzo de 1858 regresó a Inglaterra donde comienza Peep-bueno, una pintura cualificada cómo “deliciosa”. Aprovecha su regreso a Inglaterra para viajar por diferentes lugares del país inspirándose. Así, en otoño de 1858 estuvo en la colina de Hoimbury en Surrey cerca de la colina de Leith, donde pinta su cuadro de The Outcast (Los Marginados), después poéticamente titulado No joy the blowing season gives (No hay alegría en la temporada de viento), que fue rechazado en la Real Academia y luego expuso en la Exposición de Invierno junto con Del I like butter? (Me gusta la mantequilla ?), estudio de una niña preguntándose eso mismo.

A pesar de ser una gran paisajista, con obras destacadas como Aísla de Wight o la obra costumbrista, The departuire, el gran número de bustos que pintó hizo que ciertos círculos la calificaran como pintora de cabezas”.