Joséphine Sarazin de Belmont, una de las primeras mujeres paisajistas, nacida en Versailles en 1790, fue alumna de Pierre- Henri de Valenciennes, el abuelo de la pintura de paisajes francesa. Ella misma sobresalió en el paisaje y la pintura arquitectónica y expuso regularmente en el Salón de París entre los años 1812 y 1867, lo que se considera una importante carrera de Salón para una mujer pintora. En 1831 recibió allí el segundo premio y en 1834 el primer premio. Sus pinturas pueden verse en las colecciones de la Alte Pinakothek, Munich, en los museos de Dresden, Hannover y Montauban y en varios museos franceses como el Louvre, París.