Anna María Teresa Mengs hija de Anton Raphael Mengs, fue también discípula suya. Casada en Roma, en 1778, con el grabador Manuel Salvador Carmona, de cuya unión nacerían siete hijos, se instaló en Madrid con su marido. Más adelante fue nombrada miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Se hizo especialmente sonada por sus retratos al pastel. Se le atribuye el retrato de Anton Raphael Mengs, del Museo del Prado.