María Angélica Razzi fue una monja y escultora italiana del siglo XVI en Santa Caterina da Siena en Florencia. Ella trabajó principalmente en barro para hacer figuras de terracota devocionales.

La historiadora del arte, Catherine Turrill, sospecha que Razzi pudo haber sido una artista activa en 1560. Si bien no hay registros sobrevivientes en el convento que lo afirmen, su hermano Serafino Razzi escribió que creó figuras de terracota de la Virgen, los santos y los ángeles. Una de sus figuras fue creada para la capilla del rosario en San Domenico en Perugia, y otra, Madonna and Child, fue hecha para la sacristía de San Marco.