Catherine «Kate» Greenaway fue una escritora e ilustradora de libros infantiles inglesa, conocida por sus ilustraciones de libros infantiles. 

Más de un siglo después de su muerte, su obra sigue siendo buscada, y la Medalla Kate Greenaway, un premio anual otorgado desde 1955 a la excelencia en el campo de la ilustración infantil, se brinda en su honor.

Su padre, John Greenaway, era dibujante y grabador y su madre, Catherine Elizabeth Jones, era costurera. Su padre grabó ilustraciones para publicaciones semanales, entre ellas The Illustrated London News, a menudo trayendo a casa los bloques de madera para tallar durante la noche. El trabajo interesó a su pequeña hija, y Kate estuvo expuesta a ilustraciones de John Leech, John Gilbert y Kenny Meadows. 

A los 12 años, comenzó las clases nocturnas en la cercana escuela de Finsbury, una sucursal local de la Escuela de Arte de South Kensington que participaba en el Curso Nacional de Capacitación Artística en artes decorativas. Se ofrecieron cursos nocturnos, abiertos solo para mujeres, en dibujo, pintura de porcelana, grabado en madera y litografía. Se matriculó a tiempo completo un año después. El plan de estudios, diseñado por Henry Cole, estaba destinado a capacitar a los artesanos en el diseño de papel tapiz decorativo, azulejos y alfombras. Hubo cuatro etapas de cursos, que completó en 1864 antes de ir a la Royal Female School of Art.

El director de la Royal Female School of Art era Richard Burchett, a quien Elizabeth Thompson describió como un “hombre barbudo, con una calavera de terciopelo y ojos fríos”. Greenaway era bastante tímida y se consideraba simple y poco atractiva en comparación con los otros estudiantes. Sin embargo, se hizo amiga de Thompson, mucho más popular, con quien compartió un estudio. Las dos jóvenes trabajaron diligentemente en su estudio para perfeccionar sus habilidades. En este punto, se le permitió dibujar figuras humanas, primero de moldes de yeso y luego de modelos vestidas con trajes históricos u ornamentales, habilidades que aplicó durante los veranos en Rolleston. Sin embargo, ella no pudo dominar completamente la anatomía humana; frustrada porque las modelos desnudas no estaban permitidas en las clases de mujeres, se inscribió en clases nocturnas en la Escuela de Bellas Artes de Heatherley, donde conoció a Edward Burne-Jones, Edward Poynter y Walter Crane. 

Entonces acudió a la Central School en Kensington (Gran Londres), pero por aquella época a las mujeres no se les permitía realizar dibujos de desnudos, por lo que acabó yendo a la Slade School of Art, donde sí ofrecían una misma educación a ambos sexos. Además, por las tardes acudió a la Heatherley’s School of Art.

Mientras todavía estaba en la escuela, Greenaway recibió comisiones por ilustraciones de libros infantiles. El primero llegó en 1867 para un frontispicio para diversiones infantiles, estableciendo un camino hacia la especialización en libros infantiles.

Comenzó a exhibir dibujos en 1868, y sus primeras ilustraciones publicadas aparecieron en revistas como Little Folks. 

El nuevo, popular y lucrativo mercado de tarjetas coincidió con el final de la capacitación formal de Greenaway. Las tarjetas de felicitación aparecieron por primera vez en la década de 1840, y en la década de 1860 el mercado explotó. El fabricante de tarjetas Marcus Ward & Co contrató a Greenaway en 1871 de manera independiente. Con su reputación de trabajo de calidad, la firma Belfast fue una de las principales impresoras de tarjetas de la era Victoriana. Sus diseños se vendieron bien y dijeron de su trabajo que “su talento especial estaba en la dirección de las figuras de vestuario y los colores delicados”. Las primeras tarjetas de San Valentín vendieron 25.000 copias en semanas.

Kate también se inscribió en la Slade School of Art cuando se abrió en 1871 porque anunciaban la igualdad de oportunidades educativas para hombres y mujeres. En este punto, Kate asistía tanto a las conferencias diurnas en la Escuela Nacional de Capacitación Artística en South Kensington, como a las clases de dibujo de la vida nocturna en la Escuela de Arte de Heatherley y la Escuela de Arte Slade.

Su primer libro, Bajo la ventana (1879), una colección de sencillos e idílicos versos sobre niños editado por Edmund Evans utilizando un proceso ideado por él mismo para realizar xilografías en color,​ se convirtió en un éxito de ventas en su época, vendiendo rápidamente las 2000 copias iniciales y obligando a la editorial Routledge a realizar una nueva reimpresión.

Las pinturas de Greenaway fueron reproducidas por cromografía, mediante la cual los colores fueron impresos a partir de bloques de madera grabados a mano por la firma de Edmund Evans. Durante las décadas de 1880 y 1890, sus únicos rivales en popularidad en la ilustración de libros infantiles fueron Walter Crane y Randolph Caldecott.

En 1890, Greenaway fue elegida para el Instituto Real de Pintores en Acuarelas, y en 1891, 1894 y 1898 expuso dibujos de acuarela, incluidas ilustraciones para sus libros, en la galería de la Sociedad de Bellas Artes (por la cual se exhibió una selección representativa en 1902). Kate Greenaway fue una ilustradora y escritora de fines del siglo XIX. Junto a Randolph Caldecott y Walter Crane, ella fue una de los tres más respetados, influyentes y populares ilustradores para niños de la época. 

Sus historias eran por lo general idílicas y agradables, con un enfoque en la naturaleza; niños felices eran representados con flores, pájaros, animales y otros elementos naturales. Sus admiradores opinan que el hecho de haber sido educada en el hogar y en un lugar solitario, pasando mucho tiempo sola en el campo, pudo haberle ayudado a comprender e imaginar lo que los niños necesitaban y amaban.