Un año antes que Talbot publicara The pencil of ature, una mujer, Anna Atkins, había publicado con sus propios fondos, British algae: cyanotype impressions, un libro en el que se recogían decenas de ilustraciones fotográficas. La obra de Atkins no era solo un trabajo de gran importancia para la ciencia por la gran cantidad de información sobre las algas que había recopilado, sino que la convertía en la primera fotógrafa de la historia.

Su padre, John George Children, era un científico inglés. Durante los primeros años de la vida de Anna, ella y su padre vivieron acomodadamente gracias a la fortuna familiar. Padre y hija viajaron por Europa, mientras John George ofrecía a su pequeña una educación lejana de los convencionalismos de su tiempo.

En 1816, la quiebra de la banca del abuelo George Children, obligó a su hijo y nieta a cambiar de vida. Se trasladaron a vivir a Londres donde John George tuvo que buscar un trabajo. John George encontró un trabajo como ayudante de bibliotecario del departamento de Antigüedades del Museo Británico. Cinco años después fue trasladado al departamento de historia natural. Cuando en 1822 empezó a trabajar en la traducción del libro Genera of Shells, obra de un autor francés, en el que Anna participó haciendo 256 dibujos que reflejaban fielmente los especímenes que observó, estudió y analizó en el propio museo.

En 1825 Anna Children se casó con John Pelly Atkins, un hombre de negocios que tenía propiedades en Jamaica y fue impulsor del ferrocarril en Inglaterra. La pareja se instaló en Halstead Place, una finca en la que la señora Atkins hizo construir un herbario en el que empezó a estudiar las plantas. Estudio que le llevaría a sumergirse en la naturaleza de las algas británicas durante más de una década. Anna conocía los nuevos inventos que estaban apareciendo en el mundo de la fotografía. Amigo de la familia Children, Talbot envió a John George un paquete con varias muestras de el ” calotipo”. Herschel, que también conocía a los Children, les envió muestras de su invento el ” cianotipo”.

Anna empezó a interesarse por estas novedades técnicas y realizó muchas fotografías de las algas británicas con el proceso del “cianotipo”. La utilización de este tipo de imágenes no fue muy bien acogida por la comunidad científica que seguía pensando que las ilustraciones eran mucho más fieles a la realidad. Con todo, Anna recopiló sus cientos de fotografías y las convirtió en su primera obra científica, British Algae: Cyanotype Impressions (Algas británicas: impresiones en cianotipia). Anna publicó por partes su obra, entre 1843 y 1853, y la pagó de su propio bolsillo. Con la ayuda de una buena amiga, Anne Dixon, primera segunda de la escritora Jane Austen, Anna se volcó de lleno en editar su obra y hacer las copias, un total de 400.