Nadežda Petrović es considerada la más importante pintora serbia de finales del siglo XIX y principios del XX. También es considerada la fauvista más célebre de Serbia. Estudió dibujo, y en 1898 empezó a estudiar arte en Múnich. 

Su primera exposición individual tuvo lugar en 1900 en Belgrado. Sus contribuciones fueron esenciales en la organización de la I Exposición de Arte Yugoslavo. Entre 1901 y 1912 expuso su obra en Liubliana, París, Zagreb y Roma. En 1912 abrió su propio estudio de enseñanza y participó en la IV Exposición de Arte Yugoslavo. 

Su estudio tuvo una corta duración, pues Nadežda acudió en 1914 como enfermera voluntaria en la Primera Guerra Mundial, donde murió, como muchos otros soldados en 1915, de fiebre tifoidea. Durante su etapa en el estudio, intentó transmitir a sus alumnos los ideales de solidaridad y la lucha por la paz.

Fue uno de los pocos artistas que, trabajando exclusivamente en Serbia, llevó su trabajo al más alto nivel del arte mundial de la época. Su obra, en consonancia con el expresionismo europeo, destacó también por la introducción de abstracciones en su trabajo. Su fuerza y coraje vitales quedan patentes en muchas de sus obras.