Anna Ruysch fue una pintora de bodegones de flores del siglo de oro neerlandés.

Anna Elisabeth Ruysch era hija del botánico y anatomista Frederik Ruysch y su esposa Maria Post y hermana menor de la pintora Rachel Ruysch. Cuando Anna estaba recién nacida la familia se trasladó de la Haya a Ámsterdam. Allí Frederik Ruysch exhibió bodegones anatómicos que constaban de insectos, flores, y plantas que después se convertirían en temas para Anna y Rachel Ruysch. A la edad de 15 o 16 años Rachel era aprendiz del pintor Willem van Aelst, y se da por supuesto que su hermana Anna también.

Anna Ruysch dejó de pintar cuándo se casó con el comerciante de pintura Isaak Hellenbroek. Después de la muerte de su marido, Anna y su hijo continuaron con el negocio de pintura.