Prácticamente se ignora qué manuscritos fueron pintados por monjes o por monjas, pues la inmensa mayoría no están firmados, ya que el concepto de autor se desarrolló básicamente a partir del Renacimiento, pero conocemos algunos nombres de famosas ilustradoras como Santa Gisela