La mujer y el arte de la Edad Media: Ende #MujeresArtistas #MulleresArtistas

La primera obra firmada por una artista: Beato de Girona

Los conventos en Europa fueron hasta el siglo XI lugares de aprendizaje baja las órdenes de una abadesa, pero con la llegada de la reforma gregoriana y el feudalismo a mayoría de los conventos pasaron a ser dirigidos por hombres y las monjas perdieron poder.

La primera obra firmada por una mujer es un manuscrito del siglo X en colaboración con otro monje hombre.

El Beato de Girona es uno de los más espléndidos ejemplos de libros mozárabes con bellas ornamentaciones e ilustraciones y de los mejor documentados. Era costumbre medieval citar los nombres en orden decreciente de importancia. La artista, de nombre Ende, miniaturista de finales del siglo X, firmó su obra como Ende, pintora y sierva de Dios, la palabra latina para pintor está en forma femenina, incluyendo el nombre de su asistente hombre después del suyo; esto permitió distinguir el trabajo de ambos y así poder atribuir la mayoría del trabajo a Ende. Por tanto se puede afirmar que el más importante de los dos ilustradores era una mujer, una de las pocas artistas femeninas con nombre de la Edad Media.

Junto con el monje Emeterio, Ende dirigia el taller de miniaturas del monasterio de San Salvador de Tábara (Zamora), allí, en el año 975, se terminó de pintar uno de los libros de los Comentarios al Apocalipsis del Beato de Liébana, conservado en la biblioteca de la Catedral de Girona.

About the author: Lucía Blanco