#AntiguaRoma: Iaia de kyzikos, empleaba tanto el pincel del pintor como el cincel sobre lo marfil #MujeresArtistas #MulleresArtistas

Vivió en el siglo I la. C. y sabemos de ella a través del historiador Plinio el Viejo y su “Historia Natural” escribió que empleaba tanto el pincel del pintor, como el cincel sobre lo marfil. Fue famosa en Roma como retratista y tallista de marfiles, sus encargos eran mejor pagos que los de sus compañeros masculinos. Decía Plinio que especialmente demandada fue Iaia para retratar a las mujeres patricias, mucho más independientes y poderosas de lo que hoy solemos imaginar. También se conoce como Yaya de Cizico o Lala de Cizicus.

En el siglo XIV, Bocaccio, que vuelve a citar su nombre en “De Claris Mulierubus”, la había denominado Marcia. Hasta la fecha, no conocemos ninguna pintura de ella, no se conservaron, aunque tampoco hay que extrañarse de eso pues, con la excepción de la cerámica, casi toda la pintura antigua de Grecia y Roma se destruyó con el paso del tiempo. Un gran hallazgo fueron los innumerables frescos hallazgos en contemporáneas excavaciones de las casas y palacios de Pompeya. Conservados como singularidad gracias a que la ciudad fue sepultada por el Vesubio y así conservada para la historia.

Lala Cyzigena, perpetua virgen, pintó en Roma de pincel, siendo mozo Marco Varron y con cesto en marfil, especialmente imagenes de mugeres, y á Neapolitano (forte Neptolemo) en una gran tabla. Retratóse á sí misma al espejo; de suerte, que no es invento nuevo retratarse algunos de este modo. No ovo mano mas perfecta en la pintura que la de Lala, y supo tanto en el arte, que se vendian á muy mayores precios sus imágenes que las de Sofilon y Dionisio celebérrimos Pintores en aquella edad.”

About the author: Lucía Blanco