Adelaida fue una religiosa alemana.

Ejerció como caligrafa y miniadora en el convento de Unterlinden en Alsacia, Francia, en los siglos XII-XIII.